Translate

lunes, 11 de agosto de 2014

Chiara Bautista

Ya sé que llego un laaaargooo tiempo desaparecida. Al principio estaba liada con los estudios (este ha sido mi primer año como universitaria) y con mis nuevos hobbies (que no son pocos), pero luego ya admito que han sido amplias dosis de pereza y dejadez (mis más sinceras disculpas si resulta que tengo algún fiel seguidor que esperaba por ver qué nuevas entradas le traía).
Pero bueno, en compensación os traigo muchas cosas, aunque no todas las voy a subir en esta entrada (creo que me voy a aventurar a probar eso de las entradas programadas...). Empezaré por presentaros a una de las muchas dibujantes que he descubierto estos últimos tiempos gracias a las redes sociales: Chiara Bautista.

Se trata de una dibujante de origen mexicano que al parecer actualmente reside en Estados Unidos. Su estilo es definido por muchos como "surrealismo pop", y lo cierto es que encaja. Además, no hace falta ser un genio para ver que muchos de sus dibujos son escenas de distintas historias, protagonizadas por seres fantásticos con toques modernos (esa especie de hombre-esqueleto-de-pájaro enamorado de una sirena que constantemente le rompe el corazón, una especie de minichica-pulpo enamorada de lo que parece ser un piloto, una chica con máscara de conejo que viaja de aquí para allá en compañía de pequeños conejitos y un lobo que parece representar el universo, centauras y sátiras que pasean por el bosque con armas de fuego, todo casi siempre con mensajes o de temática romántica, así como críticas sociales, y un largo etc.). A veces se esconde tras el seudónimo Milk y parecer ser que trabaja, o al menos ha trabajado, como diseñadora editorial para el Arizona Daily Star.
Lo cierto es que no es la clase de artista que comparte públicamente mucha información sobre sí misma, aunque sí sube sus obras, completas o en proceso, a su página de Facebook que aquí os dejo: https://www.facebook.com/chiarabautistaartwork

Os dejo también algunas de sus ilustraciones que más me gustan:







































lunes, 21 de abril de 2014

IV Concurso de Relatos La Cueva de Smaug



Pues eso, que os traigo otro concurso para quienes puedan estar interesados, esta vez cortesía de una asociación de rol y juegos de mesa de la universidad de aquí, de Zaragoza.
Yo participé el año pasado y la verdad es que son buenos premios los suyos, y hacen un pequeño picoteo para los que acuden a la entrega de premios.
Cuentan con el patrocinio de Tajmahal ComicsEl Vecino de la Bestia y Metagaming.

Las bases:

IV concurso de relatos de la Cueva de Smaug
Bases del concurso
Bases
El Club de Rol de la Escuela de Ingeniería y Arquitectura de Zaragoza, La cueva de Smaug, convoca su IV Concurso de Relatos Cortos Fantásticos que se regirá por las siguientes bases:

1º.- Podrá concurrir al mismo cualquier residente en Zaragoza que lo desee, con relatos originales que no hayan sido premiados en ningún otro concurso o certamen literario.

2º.- Para todos los concursantes el tema del relato deberá estar relacionado con la ciencia-ficción, la fantasía o el terror.

3º.- La extensión de los relatos estará entre las 800 y 3500 palabras en formato DIN A4, escrita a una cara, con letra tipo Times new roman 12, interlineado sencillo y márgenes de 3 cm. Los relatos se presentarán en castellano. (Aquellos relatos que no se atengan a los limites de tamaño podrán ser directamente descartados por el jurado, esto no significa que un relato de 776 palabras o de 3587 no puedan ser presentados, pues entendemos que ciertas historias requieren de un número justo de palabras, pero no queremos relatos ni demasiado cortos ni demasiado largos).

4º.- La presentación de los relatos se realizará en la sede del Club de Rol La cueva de Smaug, c/ Maria de Luna Edificio Torres Quevedo, dentro de los horarios de apertura normales. Se pueden presentar directamente o mediante su envío a través de correo electrónico concursolacueva@gmail.com  

El plazo de presentación finaliza el 5 de mayo de 2014.

5º.- Los textos deberán estar titulados, irán firmados con seudónimos y se presentarán acompañados de un sobre cerrado, en el exterior del cual irá el título del relato. En el interior del sobre se incluirá un documento donde conste el nombre del autor, teléfono de contacto y email. Para la entrega por correo electrónico, con asunto "IV CONCURSO RELATOS” , el texto deberá estar en .pdf cuyo nombre será el Título del relato, su primera línea será también el Título del relato y deberá ir firmado con seudónimo irá acompañado de un .txt cuyo nombre de archivo sea el seudónimo y dentro conste el nombre del autor, teléfono de contacto y email

6º.- El jurado estará formado por hasta cinco personas seleccionadas por la Junta Directiva de La cueva de Smaug. El jurado emitirá su veredicto en el lugar y día designados por la Junta Directiva que se comunicará a los finalistas antes del día 31 de Mayo.

7º.- Sólo se otorgará un premio por persona. Aunque una misma persona podrá presentar varios relatos siempre que sea bajo distinto seudónimo.

8º.- Todos los originales premiados y no premiados quedarán en propiedad del Club de Rol, que podrá hacer uso de ellos para su publicación en cualquiera de los medios de los que dispone actualmente el Club o que pudiera disponer en el futuro.

9º.- La sola presentación al IV CONCURSO DE RELATOS CORTOS FANTASTICOS del Club de Rol, La cueva de Smaug implica conocer y aceptar las presentes bases, cuya interpretación queda a libre juicio del Jurado.

10º.- Cualquier duda o circunstancia no prevista en las presentes bases será resuelta por la Junta Directiva de La cueva de Smaug.


Para más información podéis consultar el blog y el evento de Facebook de dicho concurso, así como la página de Facebook de los organizadores.


miércoles, 12 de marzo de 2014

Del despertar y el regreso

Su madre entró en su habitación para devolverle el pequeño espejo de mano que le había prestado para poder mirar bien el contador, metido en una especie de pequeño armarito en la cocina. 
Era posiblemente la primera vez que ese pequeño espejo era usado para algo más que para decorar una de las estanterías de su cuarto. Se lo había traído una amiga como recuerdo de unas vacaciones de verano en la playa, y era el típico espejo de mercadillo medieval o de esos puestos que ponen en los mercadillos de los pueblos turísticos. Muy bonito, todo sea dicho, de cabeza redonda y mango terminado en punta, metal color bronce decorado con grabados de flores y piedras de cristal de colores, lo exponía en su cajita original, la cual dejaba abierta, exponiendo tanto el espejo como el peine a juego, demasiado pequeño como para ser realmente útil, pero, lo dicho, ambos eran bonitos adornos.
En cualquier caso, cuando su madre se lo devolvió, con la cara de cristal mirando hacia abajo, no sabría explicar por qué, sintió la repentina necesidad de usarlo para su verdadero fin. Nunca había sido especialmente aficionada a mirarse en espejos, de hecho, tampoco sabría explicar el por qué, sentía la necesidad de rehuir cualquier superficie que la pudiese reflejar... Menos aquel día, en aquel momento, mientras su madre se marchaba cerrando la puerta, se miró en el pequeño espejos de mano... Y se quedó sin aliento.
¿Quién era? ¿Era ella? ¿Ella tenía ese aspecto? No podía ser... Era tan bonita... Era imposible que la persona del reflejo fuese ella, de hecho, le costaba creer que aquella imagen perteneciese a una humana. Pero lo sabía, era ella, y sonrió maravillada.
Nunca había sido egocéntrica ni especialmente presumida, ¿pero cómo resistirse a semejante visión?
¿Sus ojos siempre habían sido tan azules? Brillantes, como si se reflejase el cielo en el cristal en vez de ellos. 
¿Su piel siempre había sido tan nívea y tersa? Parecía terciopelo, o quizás seda. Se tocó la mejilla, sin apartar la mirada en ningún momento, asombrada, realmente no solo lo parecía, tenía un tacto maravilloso. Y su pálido no era enfermizo, era brillante como la luna llena sobre el cielo nocturno, destacando unas mejillas sonrosadas.
¿Y sus labios siempre habían sido tan delicados? Su boca era como de piñón, sin labios especialmente carnosos, pero dibujando una curva que les otorgaba un aire entre sensual e inocente, de algún color entre el rosa y el rojo, que cualquier maquillador desearía poseer en barra de labios.
Movió sus dedos por su cara, hasta que su mano agarró un mechón de pelo.
¿Siempre había sido tan rubio? Era tan sedoso como su piel, brillante y del color de las espigas de trigo dorándose bajo el sol.
A duras penas logró apartar la mirada de la maravillosa visión que le mostraba el espejo. ¿Eh? ¿Cuándo había salido de su cuarto he ido al salón de casa? ¿Y por qué sus padres la miraban de forma tan extraña? Ahora que lo pensaba, en realidad siempre había tenido la sensación de que la gente la miraba mucho, ¿acaso siempre había sido así de hermosa? ¿Por eso llamaba la atención? ¿Cómo es que no se había dado cuenta antes?
Observó a sus padres, que de pronto le parecían completos desconocidos. Eran tan ordinarios... No se parecía en nada a ellos, ¿cómo podía haber salido tan inhumanamente bella de unos padres tan corrientes?
Siempre había querido a sus padres, pero de pronto le desagradó su presencia. Le encantaba cómo la miraban, con adulación, pero es que de pronto le resultaban tan... feos y vulgares.
Por un momento, se preguntó si no sería adoptada o algo.
Se miró de nuevo en el espejo, sonriendo y suspirando de satisfacción. 
¿Eh? ¿Otra vez? ¿Y ahora cómo había llegado hasta el río? Es más, estaba metida en él hasta un poco por encima de los tobillos. 
Se inclinó y frunció el ceño, frustrada. Las aguas no eran del todo claras y su reflejo se veía oscuro. Se miró de nuevo al espejo. 
Ah... Al menos aún tenía eso para observar su belleza. Pero no era suficiente.
Volvió a suspirar, frustrada, se sentó sobre una gran piedra en la orilla y se puso a peinar sus cabellos pensativa. Vaya, además de un espejo no le vendría mal un peine, no debía descuidar su pelo, semejante beldad merecía los mayores mimos.. Un peine, quería un peine dorado como sus cabellos, nada más le haría justicia. Si tan solo pudiese tener un peine de oro sería feliz. Y otro espejo, o una superficie más grande que el pequeño espejo de mano, para poder admirar su belleza al completo, al fin y al cabo, si su rostro era así, ¿no merecería también su cuerpo admiración?
En estas cavilaciones estaba cuando un sonido la interrumpió, haciendo que se girara. Y lo que vio le gustó, le gustó mucho. Así que sonrió al muchacho que la miraba embobado, como si estuviese observando la maravilla más grande que jamás hubiese observado.
Oh, sí, aquello era mejor que un espejo... Le gustaba mucho, muchísimo, cómo se veía a ojos de aquel muchacho... ¿Quizás de él consiguiese su peine? Pero quería más, quería que más hombres la mirasen así...
La joven se rió, feliz, y se maravilló también del sonido de su risa, ¿siempre había sonado tan musical?

Y se dice, y se cuenta, que en los ríos, lagos y fuentes, es donde habitan las xanas, janas, moras y donas d'aigua, que a veces cambian por niños humanos a sus hijos, los cuales, como cualquier criatura feérica, regresan tarde o temprano a sus raíces, sintiendo la llamada de su verdadero ser...



Y esta fotico la hice en una excursión con mi familia a Aguallueve.

lunes, 10 de marzo de 2014

A veces...

A veces siente que se le escapan. Han sido burbujas y mariposas, han sido sueño, palabras y recuerdos.
A veces ha intentado llevar un diario para retenerlas, pero al final siempre logran que se descuide, es bastante despistada.
A veces las olvida, quizás para siempre, pero a veces las recuerda, de pronto, sin previo aviso, y se siente como si encontrase algún objeto valioso que había perdido, o como si viese de nuevo a un viejo amigo.
A veces prefiere guardarlas para sí, y otras necesita urgentemente compartirlas.
A veces sabe de súbito como plasmarlas exactamente (generalmente cuando está en la cama, intentando conciliar el sueño, o en clase, tratando de no perderse las explicaciones), y otras se desespera por no encontrar cómo expresarlas.
A veces las escribe, y entonces cuentas verdades, como también cuenta mentiras...


La joven oscilaba entre el sueño y la vigilia, como le solía pasar siempre en los viajes largos (y a veces cortos). Le dolía el cuello por la mala postura, un coche nunca ha sido el mejor sitio para dormir, al menos a su parecer, y constantemente cambiaba de posición. 
Apoyó la cabeza en el hombro de unos acompañantes y, al rato, notó una leve caricia en la mejilla. Aquello le sorprendió, no sabía muy bien qué hacer, no le desagradaba... Su corazón se aceleró contra su voluntad e intentó evitar que su respiración la delatase, quería parecer dormida, no quería que la otra persona supiese que en realidad no lo estaba del todo y que se había percatado de su osadía.


La niña se paró con sus dos fieles amigas caninas al llegar al cruce que había tras la cuesta. Ambos caminos discurrían junto a la acequia, el uno volvía hacia atrás, pasando por debajo del lugar del que ella venía, y el otro seguía hacia delante. Ella sabía bien cuál coger, pero antes miro en todas las direcciones, asegurándose que nadie la seguía, no fuese a ser que de pronto a alguno de los adultos del lugar les diese la vena responsable y decidiesen impedir que una niña de su edad caminase tan peligrosamente cerca de aquella acequia que ya se había cobrado la vida de algunos de los animales del amigo de su padre, pues era lo suficiente mente ancha como para caer en ella, pero no lo suficiente para salir con facilidad, añadiendo además el hecho de que era profunda y discurría con cierta velocidad.
Puso tumbo por el camino que volvía hacia atrás por la parte de abajo. Era algo más estrecho que el otro, a un lado, la pared de tierra, y al otro, altos juncos y cañas que apenas permitirían adivinar el agua corriendo al otro lado si no fuese por el ligero sonido que ella conocía tan bien.
Cuando se hubo alejado lo suficiente, volvió a mirar a su alrededor. Entonces llamó en susurros:
 -Ey, ¿hola? Soy yo, hoy también he venido -de pronto recordó algo y alzó la mano en la que sujetaba una bolsa con rosquillas fritas-. Hoy también he traído algo para compartir con vosotros.
Esperó un momento, con una mezcla de inquietud, emoción e inseguridad, ¿vendrían hoy también? Ellos siempre acudían junto a ella, nunca la habían fallado, pero nunca se sabía, no es como si ella fuese la reina de la fortuna con las amistades.
Oyó un sonido entre los juncos y sonrió al girarse y ver al hado, seguido de algunos pequeños duendes de aspecto achaparrado y narices y pies prominentes, junto a algunas criaturas que no sabía muy bien qué eran, pero que parecían versiones humanoides de animales y plantas, aunque ninguno era mucho más alto que ella.
 -¿Has tomado una decisión? -le preguntó el hado sin responder nada más a su saludo.
A ella la sonrisa se le borró de inmediato y se le hizo un nudo en el estómago. Le gustaría poder decir que casi había olvidado su conversación de la última vez, pero no era así, al contrario, había sido incapaz de dejar de darle vueltas, pero tenía la esperanza de que él sí la hubiese olvidado.
Al hado no pareció hacerle mucha gracia su gesto nervioso de morderse el labio.
 -¿Y bien? ¿No quieres venir con nosotros? ¿Acaso no somos los únicos que de verdad te han ayudado? ¿No nos quieres? ¿No me quieres?
 -No es eso... -se apresuró a decir, sin saber muy bien qué responder. 
La noche anterior había estado preparando una mochila con las cosas de las que no quería separarse, pero por la mañana, cuando su padre la había llamado para subir al coche, la había dejado finalmente sobre la cama, no olvidada, precisamente. Durante el viaje, se había arrepentido de hacerlo, y al llegar había intentado no pensar demasiado en ello. Pero tenía que tomar una decisión, y no sabía cuál.
Su madre trabajaba constantemente y apenas la veía, además, casi siempre se ponía de parte de su padre cuando ella o su hermano le decían algo sobre lo pésimo padre que era (cosas como dejar vagar por el campo a su hija sin preocuparse hasta la hora de volver a casa, estar en el bar con sus amigos mientras ella y su hermano jugaban a cruzar corriendo la carretera, olvidar ir a recogerlos al colegio o volver a casa para darles de comer antes de que tuviesen que regresar a clase... Eran algunas de las cosas de una larga lista). Sospechaba que su madre la quería, pero sentía que no era suficiente para anclarla y, sin embargo, seguía sin poder decidirse. En el colegio no tenía amigos, de hecho, solía ser el blanco de su malicia, lo cual había hecho que su carácter se agriase, volviéndose arisca e introvertida, lo que no le ayudaba a hacer nuevos amigos, precisamente. Su hermano, aunque más pequeño que ella, era extrovertido y sí tenía bastantes amigos, a veces peleaba con él, pero jugaban juntos y se solían proteger mutuamente, ¿y si, cuando ella se fuese, todo por lo que ella huía se volvía contra él? No sabía qué decidir, no podía decidir. 
Vio como sus amigos fantásticos comenzaban a alejarse de ella, Quería correr, decirles que quería irse con ellos, ¿por qué no podía? No quería quedarse otra vez sola, quería estar con ellos, que ellos estuviesen con ella. ¿Por qué era tan tonta? ¿Cuántas oportunidades tendría como esa? Ninguna, y sin embargo...
Se quedó sola, mirando el lugar por el que se habían ido. Una parte de ella quería creer que la próxima vez podría volver allí como siempre y encontrarlos, pero sabía la verdad, ya no volverían, ni a por ella ni a estar con ella.
Quería llorar de impotencia, se mordió el labio con más fuerza y se clavó las uñas en los brazos, dejándose fuertes marcas. Tenía los ojos humedecidos, pero se negaba a llorar, no quería llorar, no le gustaba. Notaba el calor en sus mejillas, sabía que tendría la cara completamente roja, y le ardían el estómago y la garganta.
Logró apartar la mirada, dispuesta a calmarse mientras regresaba al merendero... Y entonces los vio, el alivió la golpeó con tal fuerza que perdió el control y las lágrimas comenzaron a escapar. 
No todos se habían ido, sus mejores amigos, aquellos que no solo veía cuando iba a ese lugar, si no que la seguían hasta la escuela y a veces por las calles de la ciudad, que casi medio vivían en su casa, se habían quedado.
Una perrita de su estatura, parecida al perro de Tintin, que caminaba a dos patas y lucía un lazo rosa, la abrazó consoladora. Tras ella la observaban las dos felinas mellizas, de cuerpo humano y rostro gatuno, una de pelaje blanco y otra negro; la chica que podría haber pasado por humana de no ser azul (piel clara azulada, pelo liso, de media melena, azul eléctrico, igual color de sus ojos, que el de sus botas de plataforma, su minifalda con cinturón de pinchos y su top con una calavera); la mujer de figura elegante, vestida con una túnica y el rostro cubierto por un velo blanco; y la mujer alta, extremadamente delgada, de piel grisácea y ojos azules inhumanamente grandes en un rostro afilado, vestida con una especie de taparrabos largo y una cinta que cubría sus casi inexistentes pechos (en realidad nunca había estado segura de si era hombre o mujer, su voz tampoco lo delataba), de pelo blanco, lacio y larguísimo, con su habitual arco largo y su carcaj de flechas con punta de cristal (o al menos parecía cristal) a la espalda, mientras que en una mano sostenía una larga lanza que parecía una versión más grande de sus flechas, sobre la cual parecía apoyar el peso mientras la observaba fijamente.
Todos ellos sonrieron, unos más que otros, pero le transmitieron seguridad, la certeza de que estarían allí, con ella, mientras se lo permitiese. Y, si ellos se quedaban, entonces la sirena de debajo de su escritorio, sus peluches guardianes y el bicho extraño de ojos brillantes que la observaba desde su silla cuando las luces estaban apagadas también seguirían es casa cuando volviese (sospechaba que el bicho de la silla no se acercaba más a ella gracias a sus peluches guardianes, posiblemente era el único que no le hubiese molestado que se largase).


La joven se despertó sobresaltada, como le pasaba desde hacía ya unos meses, unas paradas antes de la que tenía que bajarse del bus. A veces bromeaba consigo misma diciéndose que había desarrollado una especia de habilidad especial para dormirse irremediablemente en el bus y despertarse por los pelos, y sin explicación aparente, justo unas paradas antes de la que le tocaba. Pero lo cierto es que le daba bastante vergüenza, siempre cruzaba los dedos para no haber roncado ni dado patadas, como a veces le ocurría en su casa, y siempre comprobaba que sus labios estaban medio pegados, con los cual no podía haber hablado en sueños.
Miró a su alrededor, buscando alguna señal de que hubiese llamado la atención y hecho el ridículo, cuando se percató de que la señora sentada a su lado, de pelo corto y canoso, dormía con la boca abierta. No pudo evitar la sonrisa que afloró en su rostro, no de burla, sino de cierta simpatía y alivio al ver que no era la única. 
Tres leves toques en el hombro y tres "Disculpe, señora..." tardó en despertarla para poder salir de su asiento y acceder al pasillo del autobús para bajar.


A veces, cuando no lograba conciliar el sueño, mandaba a una de sus mariposas a observarlo. En realidad eso no ayudaba, porque hacía que quisiese aún más acurrucarse a su lado en la cama, pero bueno, con frecuencia sus mariposas eran lo más cerca de él que podía estar.
Esa noche había decidido colarse por su ventana en persona. Bueno, todo lo persona que se podía considerar a alguien como ella. Ni siquiera recordaba ya cuándo fue la primera vez que uno de esos insectos de bellas alas se había desprendido de su cuerpo, ni cuándo fue que descubrió que toda ella podía evaporarse en miles de mariposas para recomponerse como si nada. También podía ver y sentir lo que ellas veían y sentían cuando las enviaba individualmente. Le encantaba la sensación de volar, de verlo todo sin ser vista, la libertad en el aire, la impresión fascinante de que todo se había tornado en un mundo de gigantes...
Abrió la ventana y levantó la persiana con cuidado, lo último que quería era despertar a sus padres. Cerró los ojos, inspiró hondo y al momento sintió ese cosquilleo de miles de alas en su piel, notó, sin dolor, como toda ella se desprendía, como se liberaba, era una y mil a la vez. Volaron como una nube dispersa bajo el cielo nocturno hasta llegar a la casa de su amado. Y se detuvo, dubitativa, al llegar a su portal, donde, sabiendo bien que nadie lo vería, volvió a recomponerse en su forma humana.
Lo normal, si quería verlo, no era que se detuviese frente a su portal, sino que se colase por alguna rendija de las ventanas o la terraza... Pero lo cierto es que se sentía algo culpable por hacer aquello. No era solo que el allanamiento de morada fuese ilegal, probablemente a él poco le importaría mientras fuese ella. Pero estaba el hecho de que hacía aquello completamente a sus espaldas, él probablemente ni sospechaba lo que ella podía hacer... Se mordió el labio, con ese gesto nervioso tan habitual en ella.
Algún día tendría que confesárselo, ¿no? Es decir, vale que todo el mundo tenía derecho a guardar secretos, pero ese era uno bastante gordo como para ocultárselo a la persona con la que se suponía que aspiraba a pasar el resto de su vida.
Bien, bueno, era una cobarde, como siempre. Esa noche no le diría nada, no lo había planeado, pero tampoco entraría a su casa cual duende descarado. Volvería a su propia casa, sí, eso haría, y pensaría a fondo sobre su secreto y su futuro con él, tomaría decisiones sobre cuándo y cómo desvelárselo.
Y un montón de mariposas recorrieron las calles de la ciudad, apenas algún mendigo, o algún borracho que al día siguiente lo habría olvidado o descartaría por imposible, de cómo aquellos insectos de alas demasiado fantásticas y espectrales para ser tomadas por normales volaban como si el cierzo que arreciaba no fuese nada.


miércoles, 5 de marzo de 2014

Café con leche (y mucho azúcar)

El otro día, en clase, oí a uno de mis compañeros soltar algo así como que no entendía a la gente que bebía café con leche, que o te gustaba el café o no, pero beberlo con leche es tontería. 
Sí, esas fueron, más o menos, sus palabras. Y me parecieron de los más estúpidas.
Bien, a mí no me gusta el café, y cuando lo bebo es con leche y mucho azúcar. Puedo decir que el café con leche y mucho azúcar no sabe a café solo, pero tampoco sabe a leche sola, ni a té con leche, ni a leche con cacao... Tiene su propio sabor, ¿tan imposible es que haya gente a la que le guste ese sabor en concreto? Gente a la que no es que no le guste el café (que puede ser, es mi caso), sino gente a la que simplemente le gusta el café con leche, y puede que no le guste el café con ninguna otra cosa, ni la leche con ninguna otra cosa.
A mí me gusta más el té; mis preferidos son el negro y el verde, aunque recientemente probé una mezcla de rojo con no sé qué más que estaba muy rico también. Y, dependiendo del día, me gustan solos, con poco o mucho azúcar, con leche (más con el negro que con el verde), con especias o con lo que me apetezca ese día (en general, los tés con flores o frutas no me molan especialmente, pero en algunas mezclas están buenísimos). 
También me gusta el zumo de naranja con azúcar, que resulte dulce, no me gusta el zumo de naranja ácido (en general no siento especial afecto por las cosas ácidas, aunque a veces también me da por beber limonada, pero también la suelo endulzar bastante), y rara vez como naranjas, soy más de mandarinas.
Entiendo que hay gente a la que le gusta las cosas con su sabor "tal cual" (café solo, té solo, zumo de naranja sin azúcar, etc.), pero no creo que porque alguien mezcle sabores signifique que el sabor "de lo que sea" (café, té, naranja, etc.) no le guste... Simplemente le gusta el sabor de esa cosa con otras cosas, y es posible que si no es esa mezcla, si mezcla con otras cosas (café con licores, por ejemplo, o con especial o chocolate), no le guste.
Así que a mí me gusta mezclar el té como me gusta beberlo solo, pero el café solo no lo soporto, sin embargo, sí que me gusta el café con leche y mucho azúcar, y tiene un sabor particular que, si es lo que me apetece ese día, no puede ser otra cosa, porque si quiero beber café con leche y mucho azúcar, no es solamente porque no me guste el café solo, para eso podría beber cualquier otra cosa, pero se me puede antojar concretamente el café con leche y mucho azúcar porque sí, me gusta, como me gustan los caramelos de café (aunque sea más de beber té).

Y ya está, solo eso que decir (mentira, tengo una libreta llena de anécdotas de las últimas semanas).
Perdón por tener esto tan abandonado, prometo ir subiendo toooodoo lo que tengo pendiente conforme vaya teniendo tiempo.



Una de las dosis de té con leche que me enchufé mientras estudiaba para los exámenes de enero (me temo que ese juego tan majo de té volverá a la alacena del comedor ahora que tengo la maravillosa taza con filtro que me regalaron mis amigos por mi cumple...).

viernes, 20 de diciembre de 2013

Las flores que oculta el bosque

(Como no tengo fotos de bosques, os dejo una que hice de un "camino" mientras volvía con unas amigas de una excursión a Ainsa)

Ah... Tan bien... Saca sus manos de las cristalinas y frescas aguas del arroyo y se las pasa por el rostro y el cuello. Suspira satisfecha y contempla el reflejo del agua. Oh, la luna es tan hermosa esa noche... pero ella lo es aún más. Y lo sabe. Sonríe satisfecha al verse emulada en el agua. Un rostro perfectamente angelical, de tez nívea y cabellos claros, largos y lisos, ojos que se debaten entre el gris de la plata y el azul que el cielo estival lucía durante el día. Todo su ser emana un aire de pureza y fragilidad, la clase de aspecto de alguien que no puede ser otra cosa que bondadoso y afable a ojos de los demás.
La otra ríe desde su asiento en una roca. Se gira hacia su hermana y la ve sonreír, pero no con la dulce sonrisa de su reflejo en el agua, sino con una que más se asemeja a una mueca sarcástica, quizás cruel, sin duda alguna amenazante. Pero no para ella, oh, jamás le haría daño a ella y lo sabe, como sabe cuán bella es. Su hermana tampoco es fea, y está lejos de ser común. Es una belleza, pero no una belleza angelical como la suya.
Y entonces lo percibe, el bosque guarda silencio. Su hermana se pasa las manos pálidas, pues la nívea tez es quizás el único rasgo físico que comparten, por su melena azabache y ondulada. Entorna los ojos violetas enmarcados por espesas, largas y oscuras pestañas mientras aspira el aire con deleite. Se estira con movimiento felino y abandona la roca musgosa, apartando finalmente los ojos de su hermana de dulce aspecto, quien, sin embargo, es incapaz de apartar sus ojos de la sonrisa que no se ha borrado del rostro de su hermana, hasta que esta misma desaparece entre el espesor del bosque. La sigue al momento.
Ambas se desplazan sin prisa, con una elegancia y fluidez más propias de espíritus que de seres corpóreos como ellas. La morena se detiene, su hermana, que le seguía pocos pasos por detrás, hace lo mismo.
Dos jóvenes vagan por el bosque, se han salido del sendero en busca de unas flores que de ninguna otras forma podrían conseguir.
-Esto es ridículo, no las vamos a poder encontrar con tan poca luz.
Su compañero le chista mandándole callar.
-¿No fuiste tú el que dijo que quería impresionar a Leda llevándole las Flores que Oculta el Bosque? Dicen que solo aparecen a la luz de la luna, lejos de los senderos, así que deja de quejarte, que lo estamos haciendo por ti.
-Pero esto no me gusta, no me gusta nada. ¡Ni siquiera sabemos qué aspecto tienen esas flores! ¿Y si son solo un cuento de viejas?
-No grit... -dejó la frase en el aire al ver al pecado en persona. O lo que probablemente sería, a su parecer, la lujuria si se encarnase. Ella se humedeció sus rojos y tentadores labios y le mostró una sonrisa entreabierta, invitadora. Apenas iba vestida con un vestido negro, tan liviano que dejaba entrever hasta el tamaño de la aureola de los pezones, largo hasta el suelo pero rasgado, mostrando unas piernas largas, blancas y suaves, casi tan tentadoras como la carne que mostraba el pronunciado escote. Durante ese instante los dos olvidaron por completo quiénes eran y qué estaban haciendo allí, hasta que un gritito ahogado llamó la atención.
La mujer fatal sujetaba a otra por los pelos, los miró, una lágrima calló desde sus ojos, límpidos e inocentes, su vestido, que antes probablemente había sido pudoroso y de un blanco virginal, ahora estaba sucia y rasgada. Sintieron que algo se rompía en su interior, volvieron sus ojos a la belleza pecaminosa, pero ya no con fascinación, si no ira y asco, algo se habría en su interior, un deseo primitivo de proteger a la que obviamente era una doncella en apuros, capturada por algún tipo de hechicera o demonio. No, no se dejarían engañar por ella. Se abalanzaron, la derribaron, y no les costó nada reducirla. A decir verdad, apenas opuso resistencia, pero eso no les preocupó, sonreían satisfechos viéndola tirada en el suelo, inmóvil. Se sentían auténticos héroes mientras tendían sus manos a la dama que acababan de rescatar de tal peligro.
-Gracias, oh, gracias... -balbuceaba entre sollozos ella- Lo siento, lo siento tanto...
-No te preocupes, estás a salvo - la consoló el joven que tenía por amada a la tal Leda. Arropó entre sus brazos a la aterrada joven durante un rato, un buen rato, demasiado rato...
-¡Ey! -su amigo le tiró del hombro- No creo que a Leda... -el otro lo apartó de un empujo- ¡Oye! Mira, eres mi mejor amigo, pero apártate de ella ahora mismo.
Ninguno pensaba ya en Leda, ni que eran amigos desde que tenían uso de razón. De pronto no había nada más para ellos que un sentimiento de odio mutuo, un deseo de proteger a la chica... el uno del otro. De tenerla solo para ellos. Sí, un ser tan hermoso, tan dulce, tan puro... ¡Nadie más la tendría! ¡Nadie más podría protegerla!
Llovieron puños, patadas, uñas y dientes, hubo piedras, hubo palos, hubo sangre,¡y hubo muerte!
Ah... La joven rubia se acercó a los dos cuerpos inertes de los jóvenes. Estaban muertos. Se inclinó sobre uno de ellos, acercando sus labios al rostro de este y... abrió la boca y mordió, sus afilados dientes desgarraron y masticaron, y tragó. La nariz, las mejillas, los labios y los ojos... Oh, los ojos.. Tan bien... Engulló primero a uno, y mientras comenzaba con el otro cayó en la cuenta de algo. Levantó por un momento la vista de su banquete y sonrió a su hermana, que la observaba sentada con las piernas cruzadas a pocos metros, era una sonrisa pura y sincera, a la que su hermana respondió con la suya propia, aquella burlona y cruel; ambas satisfechas.
-Gracias, hermana -dijo, e hizo un puchero-. Ojalá pudieses saborearlos conmigo -su hermana siguió sonriendo, cualquiera que no la conociese volvería a insistir que con diversión y crueldad, pero ella la conocía, y vio la adoración en sus ojos. Oh, todo el mundo la adoraba, a ambas, probablemente, aunque de distinta manera. Es que eran tan bellas...


Anton observó el bosque desde el camino, he hizo un amago de acercarse al borde, pero su padre lo detuvo.
-¿A dónde crees que vas, mozalbete?
-Ah, papá, estaba pensando... Bueno, ayer oí a unos chicos mayores del pueblo hablar de ir a recoger unas flores llamadas las Flores que Oculta el Bosque, decían que eran muy especiales y bonitas... Y bueno, estaba pensando... Que a lo mejor eran unas de esas plantas mágicas que la abuela decía que había en los bosques, que podían curar a las personas. Y se me ha ocurrido que si le llevásemos a mamá aunque solo fuese una, a lo mejor se ponía bien...
Su padre lo miró severo.
-Esos chicos son unos zoquetes. Esas flores solo se pueden ver de noche, y créeme, hijo, que ni tú ni ellos querríais verlas realmente.
-¿Por qué? -preguntó el muchacho, intrigado.
-Bueno, dime, ¿no le decía yo a mamá mi flor a veces?
-Ehm... Sí, pero porque es guapa y... bueno, os queréis mucho...
-Exacto, ¿pero tu madre es una flor? No, ¿verdad? Es una humana.
Anton miró de nuevo hacia los árboles, con el ceño fruncido.
-¿Las Flores que Oculta el Bosque son personas?
-No, hijo, son muchachas, o al menos lo parecen. Se dice que son dos hermanas, fruto de la unión de una fada y un humano. Una de ellas heredó la belleza de su madre, rubia, pálida y esbelta, pero sus dones eran tan humanos como los de su padre. Por el contrario, la otra, si bien era hermosa, lo era de una forma más humana, pero había heredado los dones de su madre: ejercía un irresistible encanto sobre los hombres y, sobre todo, era inmortal. Estaban muy unidas, y no soportaban la idea de que la muerte las separase algún día, pero resulta que la madre de su padre era bruixa, y enseñó a sus nietas el secreto de cómo robar la vida de otras personas para alargar la propia.
Anton tragó saliva.
-¿Y cómo era eso, padre? -no pudo evitar preguntar.
-Devorando su carne. Pero no era tan fácil, pues esa magia no surtía efecto si la carne devorada era de alguien que hubiesen matado ellas mismas. Solo podía consumir la carne de quien hubiese muerto voluntariamente por ellas. Así que habitan este bosque, engañando a los jóvenes incautos que osen abandonar el camino en la noche, pues es el momento en que las bruixas y fadas malvadas son más poderosas.
Y sin más siguió caminando. Anton se apresuró a seguirlo, puede que aún fuese de día, y puede que fuesen por el camino, pero no quería arriesgarse.

martes, 17 de diciembre de 2013

III Ludicae Domus


Por tercer año consecutivo, el grupo de jóvenes de Avv. Puente Santiago os trae las Ludicae Domus:  juegos de mesa para peques y mayores, concursos (de dibujo y lectura rápida), sorteos de regalos... ¡Y mucho más!

Todo con la colaboración de Doctor Ocio, El Vecino de la Bestia, Taj Mahal Comics, 5 Reinos, Devir, Panini Comics, Gigamesh, Codize Games y Club Star Trek de España.

Os esperamos este sábado 21 de diciembre, yo estaré allí, ¡así que espero veros!